Seguidores

lunes, 4 de agosto de 2008

Millonaria inversion de Bours y Coppel en vaso de la presa

Por José Luis Jara

Un proyecto de muchos millones de dólares se encuentra detrás de la demanda de desalojo que interpuso el gobierno del estado, contra familias de la colonia Las Amapolas, ubicadas por el lado del Vaso de la Presa.
Los principales inversionistas de este proyecto es la familia Coppel Lemenmeyer. Y con ellos la inmobiliaria Misión 21, empresa propiedad de esta poderosa familia de orígenes sinaloenses.
El proyecto ya tiene nombre y apellido: Colinas Pitic; y constará de una serie de fraccionamientos residenciales, casas de hacienda, clubes de golf, hípicos, construídos en los terrenos del Vaso de la Presa, similar al desarrollo La Primavera que esta misma empresa realizó en Culiacán, Sinaloa y que se puede ver en Internet, en la dirección: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=257770
Para llevar este sueño a la realidad, la familia Coppel necesita alrededor de 3 mil 200 hectáreas de tierras en la presa Abelardo L. Rodríguez. Actualmente, según los moradores del lugar, el poderoso clan del estado vecino ya compró más de mil 500 hectáreas, la mayor parte e ellas a muy bajo precio mediante presiones e intimidaciones, aseguran los posesionarios.

Los afectados

En plena complicidad con los desarrolladores, el gobieno bajo la égida de Eduardo Bours Castelo tiene demandados a decenas de habitantes del Parque Industrial, San Bartolo, Mesa del Seri, El Realito, La Victoria, El Tazajal, a los integrantes de la Unión de Productores Agropecuarios del vaso y a familias que viven en Las Amapolas, por el lado del Cerro El Coyote.
Para conocer al respecto, Dossier se dio a la tarea de buscar y platicar con algunos de los afectados, quienes relataron pasajes esta historia que inició en 2003, cuando el Gobierno del Estado enderezó un juicio contra unas 500 familias que viven en el lugar.
Ramón Salazar, quien junto con un hermano son los propietarios del rancho El Almanaque, cuenta que los quisieron desalojar por la fuerza el 27 de enero de 2007. De acuerdo con su historia, ese día llegaron a su rancho como 14 trabajadores de José Coppel, encabezados por “un tal Simitrio” (Hernández Aguilar), que trabaja en la Dirección de Bienes y Concesiones.
Los Salazar forcejearon con esas personas, los de Bienes y Concesiones sacando el ganado y los Salazar metiéndolo de nuevo a los corrales, así hasta que Ramón y su hermano amarraron el ganado y se apostaron hasta que a los trabajadores de Coppel les llegó la noticia que iba en camino un reportero de la ciudad.
Se habló también con las hermanas Rosa Delia y Delfina Coronado López que en esta semana enfrentaron los obstáculos en los juzgados locales. También con Jesús Manuel Montoya, de la colonia Las Amapolas otro de los que esperan que les lleguen los citatorios.
Se habló con Celso Quintero Quintero, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios del Vaso de la Presa. Con este vecino el reportero recorrió buena parte del campo, percatándose que tanto los terrenos de la Unión como el de los demandados, prácticamente se encuentran enmedio de los terrenos que ya son propiedad de los Coppel.

La complicidad

“Existe una complicidad muy clara entre el Gobierno del Estado y la inmobiliaria de los Coppel… y la manera de presionar tan agresiva de esta gente sólo se puede explicar comprendiendo la magnitud de lo que pretenden construir: Colinas del Pitic”.

Las Colinas del Pitic

De acuerdo con vecinos del lugar, la familia Coppel pretende desarrollar un proyecto similar al desarrollo La Primavera, ubicado en Culiacán, Sinaloa, que supuestamente se encargó de construir la empresa inmobiliaria Misión 21, a decir de los afectados propiedad de la familia Copel y también la que desarrolló el proyecto La Primavera.
Como en la capital de Sinaloa, en Hermosillo se quiere aprovechar más de la mitad de las aproximadamente 5 mil hectáreas del vaso de la presa, para construir casas residenciales de primer nivel, casas de hacienda, con su club hípico, club de golf y lagos artificiales.
Se dice que el metro cuadrado de este lugar tendrá un costo de mil dólares y el desarrollo total se dividirá en fraccionamientos con superficies de mil metros cuadrados cada una. Cada fraccionamiento estará rodeado de áreas verdes y enormes jardines.
De hecho, la Unión de Productores Agropecuarios del Vaso de la Presa Abelardo L. Rodríguez, denunció que en una de las propiedades de los Coppel ya echaron a andar un pozo profundo para extraer agua y con ella regar los cultivos y enormes jardines del Rancho El Mayordomo, propiedad de la familia, por donde corren, juegan y se alimentan los caballos del gobernador.

El acaparamiento

Se estima que Coppel ya tiene acaparadas más de 1,500 hectáreas. Pero ya tiene bajo juicio a decenas de habitantes del Parque Industrial, de San Bartola, Mesa del Seri, El Realito, La Victoria y El Tazajal
En un principio fueron presionados alrededor de 500 hogares de la colonia Las Amapolas. Muchos de ellos no aguantaron la presión que ejercen coordinadamente los abogados de la inmobiliaria y la dirección de bienes y concesiones, y han vendido a un peso por metro cuadrado, cuando de acuerdo con la información obtenida por los vecinos la inmobiliaria lo podría vender hasta en mil dólares por metro cuadrado.

Los productores

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios del Vaso de la Presa Abelardo L. Rodríguez, Celso Rodríguez señala que tiene la agrupación tiene ya 20 años ocupando alrededor de 235 hectáreas en la Presa Abelardo L. Rodríguez. Son alrededor de 25 productores que cuentan con registro de la Unión y documentos que avalan el uso del terreno desde 1991.
“Don Celso” señala que no habían tenido problemas hasta el 2003, año en que el Gobierno del Estado demandó desalojar a unas 500 familias del lugar. Un año después, la Agencia del Ministerio Público, ubicada en Reforma y José López Portillo, envió citatorios a cada uno de ellos.
Ese mismo año, Eduardo Bours demandó penalmente y las familias con sus representantes tuvieron que acudir en medio de un cerco policiaco ante esta dependencia judicial.
Don Celso afirma que fueron muchos los que aceptaron vender porque no quisieron enfrentarse al gobierno del estado. Intimidaron a mucha gente –relata-. Yo no acepté firmar, dice. Pero habló con la directora de Atención Ciudadana de presidente Vicente Fox, la sonorense Laura Carrera quien a su vez habló con Eduardo Bours para señalarle que lo terrenos ocupados por los productores agropecuarios eran propiedad de la federación.
Obvio, dice don Celso, el gobernador sonorense “se pasó por el arco del triunfo la observación de tal suerte que las familias que habitan esa zona, enfrentan las demandas interpuestas por el gobierno del estado.
“Su táctica –continúa-- fue interponer las demandas a cada uno de los habitantes de las familias para que los afectados se vean envueltos en pleitos judiciales individuales, que representan enormes gastos para esta gente.

Las presiones de Bienes y Concesiones

Al decir de los afectados, el director del jurídico de la Dirección de Bienes y Concesiones del Gobierno del Estado, Víctor Hugo Moreno Chacón, es quien ejerce presión a favor de los compradores .
Don Celso informó también que un empleado de la inmobiliaria fue quien se encargó de visitar a los posesionarios cuando inició el problema. “Nos propuso la compra de los terrenos, pero sus ofrecimientos siempre estuvieron entre un peso y uno cincuenta por metro cuadrado y así pues no”.
Debido a que la Unión de Productores Agropecuarios del Vaso de la Presa se ha negado a vender, los Coppel han provocado una serie de problemas que afectan a los productores. Dejaron tirar agua para inundar el camino de acceso a los terrenos de don Celso y sus compañeros. Tienen que sacar una vuelta de varios kilómetros para poder llegar a sus predios.
Dijeron que acudieron a las oficinas de Misión 21, pidieron hablar con José Coppel Lemenmeyer para exponerle el problema del camino, pero ni siquiera los han atendido.
El caso, dijo don Celso, es que el agua con que inundan el camino es extraída del pozo profundo que tienen los Coppel, que surte de agua al rancho El Mayordomo que ellos compraron a los Carreño Carlón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

QUE SUAVE,

Anónimo dijo...

PERO POCOS SON LOS ENTERADOS Y COMO SON GENTE DE ESCASOS RECURSOS PUES SON IGNORADOS, ES UN VERDADERO ABUSO OBLIGARLOS A VENDER YA QUE CON TANTO SUDOR SE LOGRO HACERCE DE UN PATRIMONIO PARA ESAS FAMILIAS Y TAN FACIL QUERER DESPOJARLAS, AHORA SI QUE SE FIJARON EN ESOS TERRENOS PERO CUANDO LA PRESA SE LLENO DONDE ESTUVO SIQUIERA UN OJO VOLTEANDO HACIA ALLA, QUE BARBARO!! CON QUE RAZON TRAJERON AGUA DEL NOVILLO PARA LLENAR SUS LAGOS NO GOBER?