Seguidores

viernes, 11 de enero de 2019

Sanación a distancia

Recuerdo que era una mañana de martes. Ya trabajaba en Radio Universidad en la operación técnica y esperaba la llegada de los profesores de la escuela de economía para iniciar la transmisión de su programa. Economía y Sociedad era su título, pero como es costumbre entre los economistas, el tema que abordarían sería, oh, brujo que adivinas la realidad cuando te das de tope con tus narices con ella, el tema de la crisis económica.

Cada martes a las 9 de la mañana se reúnen algunos maestros, excelentes amigos, a quienes, aprovechando la confianza les puse los profetas de la crisis. Y para tratar de contrarrestar subliminalmente sus severas pero acertadas críticas, me puse a buscar en el banco de música de la radio alguna pieza que no tratara el tema de la crisis. Ni siquiera la crisis emocional que provoca un amor correspondido con un sope en las mejillas.
Y de pasón rozón por mi conciencia, no sé ni cómo fue, pero se me atravesó la idea de buscar a Louis Armstrong, en especial la canción What a wonderful Word. Era un juego que trataba de establecer con cada productor de programas de la radio. Dependiendo del tema a tratar, les buscaba la música adecuada. Pero con los profetas de las crisis llevaba un trato más que amable, de mucha confianza y me atreví a contrapuntearlos subliminalmente con Armstrong y su mundo maravilloso.
Y Justo cuando estaba colocando la pieza me encontré un mensaje en el feis. Era de un amigo que vive en el entonces DF. Un sanador que trabaja terapias con árboles. Se llama Ángel Toxarica. Y en esta ocasión, la invitación fue abierta para todos aquellos que quisieran recibir una sanación a distancia. Y también, fue una provocación para aquellos que andamos experimentando con estos menesteres. Ángel puso en el feis: Inicio sanación a distancia a las 11:11 am. Los que gusten recibirla pongan su nombre y el problema que tienen. Invito –además- a los que quieran apoyar enviando luz sanadora.
Confieso que mi respuesta fue más rápida que los perros de Pavlov, aquellos canes con los que experimentó este científico ruso para demostrar que puede condicionar respuestas a un ser vivo, en este caso unos perros, para que reaccione de forma automática ante un estímulo repetitivo. Pavlov hacía sonar una campana antes de alimentarlos y así los condicionó a relacionar dicho sonido con la acción de comer.
Me imagino que cuando Pavlov tañía su campana, de inmediato, como tragones que son, los perros soltaban el salivero más que ipsofactamente.
Y así respondí al mensaje de Ángel, como si me hubieran sonado una campana para responder de inmediato. Y le puse: Yo, a la orden para ayudar.
Y ahí dejé el comentario. LO que quedaba era esperar a las 11:11 am para iniciar mi colaboración en esta sanación a distancia.
Y me olvidé de eso porque ya tenía enfrente la entrada al programa de los economistas. Y para picar cresta inicié con la canción de Amstrong y dejé correr la primera estrofa:
 I see trees of green, red roses too
I see them bloom for me and you
And I think to myself what a wonderful world
Veo árboles de verde, rosas rojas
Los veo florecer para mí y para ti
Y pienso para mí qué maravilloso mundo.
Luego pasé la música a segundo nivel y le di entrada a los maestros. Y Joel, entonces jefe del departamento de economía, sonrió y dijo para iniciar el programa: Ojalá y que nuestro país entre a este mundo maravilloso del que habla Louis Amstrong.
Yo, contento con la fechoría blanca que había cometido, me dispuse a llevar a la perfección la operación del programa. Me serví un cafecito para darle calor a mi estómago cuando de repente, empecé a sentir algo raro. Como que una energía ajena había entrado a cabina y me estaba tocando la puerta de mi compromiso.
Sin olvidar el trabajo de la radio, empecé a tratar de entender esa extraña sensación. Hasta que identifiqué esa energía. Mire de inmediato el reloj y eran las 9:11 am. Y fue en este momento en que me cayó el 20 de que entre el desierto donde vivo y el DF había una diferencia de dos horas en el huso horario, de tal suerte que en el DF ya eran las 11:11 y esa energía era de Ángel que ya había empezado el trabajo. ¿Qué hago? Pregunté y la respuesta fue tan rápida como la acción que tomé. Me puse en modo avión para atender lo esencial del programa de radio y concentrarme en la sanación a distancia.
Y había una lista larga de personas que habían solicitado el trabajo sanador. Y uno por uno, los fui repasando. Realicé una meditación trascendental para entrar al campo punto cero y empezar a mandar sanación.
De los resultados de este ejercicio de sanación a distancia, Ángel podría dar una mejor respuesta. Pero a mí, esta experiencia, me sirvió para inquietarme en varias cosas: ¿cómo fue que sentí la energía de ángel a una distancia de más de dos mil kilómetros?
Y recordé las enseñanzas de Pedro y Josefina cuando en uno de los talleres explicaron que en un principio llamaron a este proceso de sanación como terapia cuántica, porque una interpretación posible de la física cuántica (o metafísica cuántica) es el saber que se aproxima a la comprensión a los fenómenos de cura inmediata, de cura a distancia.
Estos procesos de sanación –explicaron-  son hechos que se dan fuera del contexto del pensamiento de Descartes y de la física newtoniana.
Sin embargo, la idea de llamarle terapia cuántica se fue modificando porque a final de cuentas la física cuántica es un asunto de matemática pura, por el momento. Entonces, estos fenómenos de sanación inmediata como que se fueron acomodando mejor o, más bien, teniendo un respaldo en su explicación, en la teoría de la energía del campo punto cero que desarrollo Albert Einstein y Stern en 1913. Esta teoría es la que corresponde al estado fundamental de un fenómeno físico mecánico cuántico y equivale a la energía del vacío.
Y curiosamente, esta energía que hay en el vacío cósmico, ha sido la base de la constante cosmológica con la que especulamos cada día.

Justicia ABC


Los abrazo, Paty, con la brisa que suelta el oleaje
de una mañana que nos deja el mar como pecera
para nadar y buscar el tesoro de Andrés.
Abrazo al padre, como al capitán que no suelta el timón
aún cuando la tormenta se mantiene con rayos
que nos empañan las conciencias.
Abrazo a la madre, justa y justiciera, amorosa y libertadora
porque sabe iluminarnos con el alma de su hijo.
Abrazo al hijo que nos ha enseñado a tener dignidad
y exigir justicia con el corazón en la mano,
en un mundo donde amar cuesta hasta la vida.
Los abrazo Paty, los abrazo Francisco.
Abrazo a Andrés y los ayudo a sostenerlo a toda asta
como el lábaro que necesita un héroe
para salvar nuestro libre albedrío

En el borde de la diálisis


Una de las primeras experiencias que me han marcado en esta tarea de la sanación, fue cuando atendí a un señor, joven, sí, menor que yo, que llegó preocupado. Cargaba un miedo tremendo porque le dijeron que tenía que empezar a someterse a tratamientos de diálisis.
Llegó con los pies hinchados. Se le dificultaba caminar porque no podía pisar con toda la planta de la extremidad. Y como si fueran delicados y dolorosos cristales, se quitó las sandalias y se acomodó en una cama que tengo para las terapias.
¿Cómo llegó a esto? Le pregunté. Sin quitar la preocupación y el miedo en su mirada, el joven chasqueó con sus dientes, como si con eso mandara al carajo los excesos habidos y por haber en su vida.
¿Mucha soda?
Uy, a veces ni agua tomaba.
¿Mucha harina, tortillas, galletas y café con mucha azúcar?
Carnitas asadas, cerveza…
Mucha azúcar le mete a su cuerpo, pero sus ojos dicen que tiene poca dulzura en su vida.
Le pedí que cerrara los ojos, se relajara y sólo escuchara el ruido que hace el aire al entrar y salir por sus narices. Inicié una oración trascendental al tiempo que abrí los campos magnéticos para entrar al punto nierika. Desde este estado consulté por el camino a tomar y como si fuera un acto instintivo, empecé a masajear las piernas de esta persona, para un drenaje linfático. Luego un masaje para reactivarle órganos internos y ordené su sanación en los planos físico, histórico y genético, con el fin de que la dulzura a la vida la tomara de manera natural, sin necesidad de tanta sustancia artificial y dañina.
Cuando terminamos la terapia, el señor se levantó con facilidad. Se puso las sandalias y se fue caminando sin dificultad. Por lo menos, eso logré, pensé.
A los días, volví a ver a este señor. Me dijo que le habían suspendido la diálisis. Se le quitó la hinchazón en los pies y me dijo que después del masaje que le di, su cuerpo reaccionó de tal manera que lo entendió como una comunicación que se había iniciado entre él y su organismo.
Cuando se presenta un dolor de cabeza, lo más común, buscamos una aspirina, sin saber o tratar de entender de dónde viene ese dolor de cabeza.
Sí, le dije, ya es hora de cambiar de ideas o maneras de pensar de lo que son la salud y las enfermedades.
Me di cuenta de que tenemos una terapia al alcance de todos, con el fin de buscar una sanación radical, a partir de otras dimensiones que tienen que ver con las emociones amorosas y la paz espiritual

El inicio como sanante


Recuerdo que cuando inicié el camino del sanante, se me cruzaban miles de ideas por la cabeza. Todas esas cosas se veían apachurradas por dos sentimientos encontrados: la incredulidad que cargaba a cuestas y la necesidad imperiosa de un corazón destrozado por retomar energía y seguir palpitando.
Fue un trance corto pero intenso. El temor principal que enfrentaba fue el de ser tachado de charlatán, oscurantista y una vuelta de espalda a mis breves conocimientos y fe por la ciencia. En especial, la controversia principal provenía de mis ideas, a las que he sido fiel, basadas en los conceptos marxistas.
De mi boca se repetían frases dichas por Marx, como la religión es el opio del pueblo, y las concepciones materialistas de la historia. Y a eso agréguenle las ideas que se construyeron con el conocimiento que fui adquiriendo sobre la conquista de México, donde se utilizó la espada y la cruz para someter a los pueblos originarios; al hecho de que los españoles y conquistadores nos sometieron con severos adoctrinamientos con una mano en la espada y la otra puesta en la biblia.
Sin embargo, la experiencia propia de haber pasado por este proceso y recibir una terapia que me dejó el corazón cual si fuera deportista. Y los resultados que empecé a obtener con las terapias que iba logrando, provocaron que muchos paradigmas que traía como banderas de lucha, se fueran al cesto de la historia personal.
Esto no quiere decir que ahora sea un anti materialista, un antimarxista o un contrarrevolucionario. No. Nada de eso. Lo que sí ocurrió, eso pienso, es que con la experiencia vivida sufrí una transformación, que un doctor de apellido Peredo, le llamó expansión de la conciencia. Fue una revolcadura de experiencias vividas, libros leídos, donde el cambio principal que experimenté fue la forma de pensar sobre lo que representa la salud y la enfermedad.
Implicó comprender el por qué los chinos tienen una tarea milenaria para combatir las enfermedades y ampliar el período de vida de las personas mediante la meditación para controlar las emociones viscerales.
Implicó retomar las técnicas de los curanderos de nuestros pueblos originarios, las terapias del reiki, el uso de cuarzos para equilibrar energías, echarse un chapuzón por las terapias basadas en la herbolaria y en especial de la sobada mexicana, la imposición de manos y, lo más fantástico, el uso de plantas de poder para lograr la sanación de las personas.
Fue un período corto pero intenso en el que asimilé mi papel de sanante. Uno de los puntos que catalizó o aceleró este proceso de comprensión, fue el de ubicar la misión del sanante como una misión social. Una tarea que se realiza con profundo amor y por el más alto bien. Una tarea que implica difundir estas terapias de sanación, con la idea principal de preparar un sanante en cada familia,. Un sanante que cure sin el uso de medicamentos de la industria farmacéutica.

Cuando se olvida el bordón




Era una mañana muy fresca. Tan rico sentía el clima que el café que me preparé me supo a una victoria que se iba apoderando en mi garganta. Con cada paso que daba el líquido calientito, era como una llave que iba abriendo las puertas de ultratumba, derribando y suavizando la voz cavernosa que suele salir después de quitarme la última cobija.
Le eché un ojo a un pan de leche, con la intención de sopearlo aunque me dijeran cochino.
En eso estaba cuando entró una llamada a mi teléfono. Por la hebra cibernética entró una llamada que noté titubeante.
¿Oiga, usted es el señor que soba? Me preguntó. 
Sí, le respondí, sin dejar de jugar con el pan de leche en el café. ¿Qué se le ofrece? 
Necesito que me ayude. Pero no sé si usted pueda hacerlo, me dijo con un tono de voz que se debatía entre la poca seguridad y la duda. 
Ni yo tampoco lo sé, respondí. Pero de lo que sí estoy seguro es que usted ya inició su proceso de sanación.
Pero si todavía no me ve, cómo puede decir eso, me atajó.
La sanación inicia desde el momento en que la persona tiene el deseo de sanar. El siguiente paso es que tengamos una cita para continuar con la terapia.
No supe si en realidad le sirvieron mis palabras. No supe si me entendió. De cualquier manera, le di mi número de teléfono y mi dirección, porque es en mi humilde casa donde trabajo las terapias.
Pasó un día. Luego, otro y por allá, en el quinto día, aproximadamente, sonó mi teléfono. Era la misma señora, de quien yo pensé que me había olvidado.
Ya estoy en la dirección que me dio, me dijo.
Muy bien, respondí, salgo a la calle para encontrarla.
Cuando abrí la puerta, ya estaba ahí, parada con cierta dificultad, sosteniéndose con un bordón. Su mirada me dijo más que mil palabras, como que estaba decidida a recibir la terapia y como que se arrepentía al mismo tiempo. Era como un deseo de estar y no estar. Me miraba a los ojos y nerviosamente bajaba la mirada. Como que le daba pena molestar, como si el valor de su persona cayera tan estrepitosamente como la bolsa de valores en crisis.
Pásele, le dije. Y le ayude tomándole de los brazos para guiarla a la cama que utilizó para las terapias. Acuéstese boca arriba. Esta es la cama de los sacrificios, le dije en son de broma.
¿Qué va hacer conmigo? Me preguntó con cierta inquietud.
Vamos a trabajar una terapia, le dije, y esto quiere decir que vamos a trabajar para curarla de eso que llaman enfermedad.
Pero lo que yo tengo es esclerosis múltiple. ¿Podrá con ello?
No quiero decirle que sí, porque no quiero caer en una mentira, ni es necesario hacer promesas porque luego lo acusan a uno de charlatán, le respondí. Pero sí le digo que si usted tiene fe en usted misma, confía en que puede sanarse, pues ya llevamos el 50 por ciento del terreno recorrido.
Vamos a trabajar en diferentes niveles para curar su enfermedad. No sólo en el nivel físico, porque vamos a entrarle para calmarle las emociones viscerales, porque esas emociones son las que provocan estas enfermedades.
El objetivo, seguí explicándole, es bajarles unas rayitas a sus miedos, a sus corajes, a sus envidias para que nos ayuden a comprender que estamos viviendo un mundo amplio, compartido. Y que en ese mundo podemos ser felices y vivir con amor, para que nuestras creencias nos permitan estar en paz con nosotros mismos.
Y comencé a darle unos masajes en los puntos energéticos, con el fin de sensibilizar a la señora y poder trabajar la energía a la que nos lleva la terapia del campo punto cero. Pero, como lo esperaba, en cualquier punto que la tocaba, era un dolor espantoso para ella.
Y decidí trabajar la terapia nierika. Abrí nuestros campos magnéticos, hice una oración trascendental para entrar al estado del campo punto cero y empezar la sanación.
Cuando terminé este proceso, inicié los trabajos del masaje terapéutico. Y para mi sorpresa, el dolor espantoso que tenía como que había sido barrido cuánticamente. Le di masajes en la línea correspondiente a la columna vertebral, desde la planta de los pies, con la técnica de la reflexología, pasé por los tobillos, el cóccix, el sacro y la zona lumbar. Luego le di masajes para sus glándulas y órganos como el corazón, el páncreas, la pituitaria, la tiroides, las suprarrenales, el bazo y los riñones. Y también le di un masaje craneal que arruinó la trenza que había hecho con su cabello.
Fue un trabajo que me llevo alrededor de una hora. Y decidí concluirlo porque tuve la sensación y seguridad de que hubo avance importante en la sanación de esta señora.
La señora se levantó. Se puso los tenis y se tomó el cabello sintiéndolo todo desparpajado.
La miré y le dije. Mire señora, no se preocupe por el cabello. Es lo de menos. Lo único que va a pasar es que voy a despertar la envidia de mis vecinos.
¿La envidia? ¿Por qué? Me preguntó con incredulidad.
Mis vecinos se mueren de envidia cuando ven salir a una bella mujer de mi casa despeinada y sonriente, le respondí.
Ella terminó de alinearse el cabello y salió casi corriendo. Me voy porque tengo que atender a mi hijo.
Y se fue y yo me quedé contento por el trabajo realizado. 
Y en eso miro al lado de un sillón de mi casa y me doy cuenta que ahí estaba el bordón de la señora.
ra una mañana muy fresca. Tan rico sentía el clima que el café que me preparé me supo a una victoria que se iba apoderando en mi garganta. Con cada paso que daba el líquido calientito, era como una llave que iba abriendo las puertas de ultratumba, derribando y suavizando la voz cavernosa que suele salir después de quitarme la última cobija.

sábado, 3 de noviembre de 2018

A solicitar amparos para uso medicinal de la mariguana

Invitación a las personas y familias donde existen personas que sufren VIH, epilepsia, alzheimer, cáncer y otras enfermedades crónico degenerativas, para que acudan a solicitar amparo para el uso medicinal de la mariguana.
Hagamoslo de manera masiva
Estas son las razones:
Ahora que se dio un paso en la legalización de la mariguana en México, se ha dado una oleada de inquietudes de personas por ampararse para utilizar de manera lúdica este alcaloide.
Sin embargo, quiero llamar la atención en algo, creo yo, mas importante. El uso medicinal de esta planta que en África del norte le llaman cáñamo, que se ha venido utilizando desde tiempos inmemoriales. Por ejemplo, el uso de la mariguana es clave para fabricar el famoso aceite de la santa unción, que viene recomendado y recetado en la misma biblia, como un aceite sanador.
Confieso que este aceite, lo he venido fabricando de hace tiempo. Y desde que decidí tomar  la misión de la sanación, lo he estado haciendo con la convicción de ayudar a la gente para sanar sus problemas de salud.
Y con este plumazo, quiero hacer énfasis en el valor sanador de la mariguana. Y aquí van algunos puntos que están mas allá de la discusión política y que tienen que ver con el derecho de los enfermos a tener esta sustancia sin problemas legales.
Van 10 ejemplos de los beneficios médicos de esta planta que tanto se ha victimizado:
1. Puede detener el avance del VIH en el cuerpo
Existen investigaciones científicas donde se comprueba que el ingrediente activo de la cannabis ha impedido el avance del VIH en simios que utilizaron como conejillos de indias. Estos simios recibieron dosis de THC y registraron niveles altos de células saludables.
2. Retrasa el avance del Alzheimer
Un estudio del 2006 mostró que la mariguana puede bloquear la enzima responsable del avance del Alzheimer, además de prevenir que los coágulos de proteína inhiban la atención y la memoria.
3. Retrasa el avance de células cancerígenas
Este estudio del 2012 encontró que un compuesto de mariguana "puede detener la metástasis en algunos tipos de cáncer agresivo." También se encontró que ciertos cannabinoides no psicoactivos "provocaron el cese simultáneo" del avance de las células cancerígenas de leucemia "en todas las fases del ciclo de la célula". Médicos del Reino Unido ya están usando compuestos hechos de marihuana para eliminar células cancerígenas en pacientes de leucemia.
4. Excelente analgésico
las propiedades antiinflamatorias de la marihuana han probado ser efectivas en casos de esclerosis múltiple, artritis reumatoide y migraña. Sus efectos "son cientos de veces más poderosos que los de una aspirina."
5. Puede prevenir o ayudar a tratar la adicción a opiáceos
Además de hacer lo mismo (pero mejor), puede aliviar la adicción o la dependencia a medicamentos basados en opiáceos, sin incluir sus cualidades adictivas.
6. Puede combatir la depresión y la ansiedad
Un estudio del 2005 demostró que "aquellos que consumen mariguana ocasionalmente o incluso a diario tienen niveles más bajos en síntomas depresivos que aquellos que nunca han probado la mariguana." En dosis pequeñas incluso pueden aliviar algunos síntomas de ansiedad.
7. Ayuda a tratar la epilepsia y el síndrome de Tourette
La FDA de Estados Unidos autorizó el uso de mariguana para investigar un tratamiento para epilepsia infantil. Otra investigación mostró que alivia los síntomas del síndrome de Tourette.
8. Tiene propiedades neuroprotectoras
Las cualidades neuroprotectoras de la marihuana pueden limitar el daño neuronal luego de sufrir un infarto o un golpe severo en la cabeza.
9. Puede prevenir la ceguera provocada por glaucoma
Al reducir la presión al interior del ojo, la cannabis previene la ceguera de pacientes de glaucoma. Los pacientes pueden beneficiarse de esta propiedad consumiendo marihuana de manera oral, intravenosa y por inhalación.
10. Está asociada a niveles menores de insulina en diabéticos
En un estudio realizado en Harvard entre 2005 y 2010 se encontró que los usuarios de marihuana metabolizaron mejor los carbohidratos que los no usuarios, lo que provocó que sus niveles de insulina se mantuvieran 16% menores a los de alguien que nunca hubiera usado marihuana, además de ayudar a reducir la resistencia a la insulina en 17%.
11. Es un poderoso afrodisíaco
No sólo nos permite ampliar nuestro espectro sensorial mientras tenemos relaciones, sino que nos permite relajarnos y producir un mejor flujo de sangre, en un momento en que necesitamos que la irrigación sanguínea sea óptima, además de promover la liberación de oxitocina.
La conclusión a la que he llegado es la de hacer una invitación a las personas y familias donde existan problemas de epilepsia, alzheimer, cáncer, VIH, esclerosis múltiple y quienes sufran enfermedades crónico degenerativas, a que acudan a solicitar un amparo para el uso medicinal de la mariguana.
Agradeciendo su atención, como siempre, los abrazo con profundo amor y por el mas alto bien

viernes, 13 de enero de 2017

Liberaron el chayote en Sonora o los gastos gubernamentales para publicidad


Amigos y amigas, les tengo otra excelente noticia. Por más que revisé el presupuesto de egresos del gobierno del estado, no encontré la palabra chayote. Es decir, que en el gobierno de doña Claudia no hay lana para dársela indebidamente a los periodistas.
Ah, pero eso sí, me encontré que hay una partida llamada 361 que dice: difusión por radio, TV y otros medios mensajes/programas y actividades gubernamentales. ¿Y saben de cuánto es este presupuesto? Nada más y nada menos que 78 millones 406 mil 617 pesos con 66 centavos pa todo el año de 2017. Pero no dice la palabra chayote.
¡Pero hay más
Otra partida, la 362, que es para difusión por radio, TV de mensajes para comerciales para ventas de bienes y servicios, la cifra es de 1 millón 350 mil pesos. Hay otra, la 364 que es para pagar servicios de creatividad, reproducción, producción de publicidad, excepto internet, que es de 379 mil 630 bolas.
Y como decía Raúl Delasco, aún hay más: la partida 363, parta servicios de creatividad, reproducción, producción de publicidad, excepto internet, cuya cifra es 379 mil 630 maracas.
Y aun cuando ya estamos en la era en que las fotografías son digitales, cuando los fotógrafos no corren el peligro de que se les acabe el rollo, el estado tiene la partida 364 para pagar 44 mil pesos al año por revelado de fotografías.
Ah, pero la señora Claudia también tiene una lanita para los servicios de la industria fílmica, del sonido y del video, que es de 431 mil pesos y corresponde a la partida 365.
Y para los compañeros que no pueden sacar una revista impresa o periódico impreso, doña Claudia no se olvidó de ellos y destinó 244 mil 30 pesos para pagar publicidad a páginas de internet, con templado en la partida 366
Y pa acabarla, tiene contemplado 2 millones 909 mil 320 para “otros servicios de información”, en la partida 369
Pero, como se dice, eso no es todo, porque de acuerdo con el presupuesto de egresos del gobierno del estado, se tienen contemplados 44 millones327 mil607 pesos para la Coordinación Ejecutiva de Comunicación Gubernamental.
En total, en el gobierno del estado se tiene destinado 80 millones 856 mil 469 devaluados pesos con 7 centavos.
Y eso que con doña Claudia a esta dependencia le quitaron el rango de “secretaría, como la tuvo el villano favorito de los priistas, el tal Guillermo Padrés.

Si tienen alguna duda de lo dicho, les pongo la liga donde vienen estos datos. Salud